Publicamos las conclusiones del Seminario Innovación de la Vivienda en Alquiler ¿utopía o realidad?

Celebrado en Granada los días 17, 18 y 19 de noviembre 2015 en CajaGranada Fundación

1- Dado el actual estado de emergencia habitacional, consideramos que el Derecho a la Vivienda, recogido en el artículo 47 de la Constitución, debe ser reconocido como lo que es, un Derecho humano y subjetivo, en equidad al Derecho a la Salud y a la Educación.

  • No puede haber un desarrollo personal pleno e integrado en la sociedad si no se cuenta con una vivienda.
  • No puede haber una integración laboral si no se tiene una vivienda que reúna las condiciones básicas y adecuadas.

2- Para hacer realidad el Derecho a la Vivienda es necesario un Servicio Público de Vivienda, con la correspondiente dotación presupuestaria, que cuente con Planes a todos los niveles de la Administración, y con una clara gestión municipal.

3- La vivienda debe cumplir, por encima de todo, con su finalidad social.

4- Valoramos que existe la necesidad de obtener datos fiables en los diferentes territorios sobre:

  • número de viviendas vacías
  • perfil de las personas demandantes de vivienda
  • demanda real que existe a nivel habitacional

5- Consideramos que es necesaria una revisión del actual modelo de gestión de la vivienda pública, fundamentalmente en lo referido al alquiler, contando para ello con la experiencia de otros países y de organizaciones, instituciones y cooperativas que intervienen en la materia.

6- El mercado de la vivienda debe ir dirigido al alquiler, con ayudas que permitan el alquiler social (directa o indirectamente).

7- Las viviendas de promociones protegidas han de mantener su condición durante la totalidad de su vida útil.

8- La gestión económica del mercado de las viviendas públicas debe y puede ser autosuficiente, de manera que sus beneficios redunden en el sostenimiento de las mismas y en nuevas inversiones que satisfagan las demandas sociales de viviendas.

9- La gestión del acceso a la vivienda, de la población en situación de riesgo o exclusión social, precisa de un acompañamiento y seguimiento social individual y colectivo por equipos interdisciplinares que perdure en el tiempo, buscando la corresponsabilidad hasta conseguir el empoderamiento de las personas en sus espacios habitacionales y de los entornos urbanos.

10- Las personas en riesgo de exclusión precisan de apoyos económicos estables que les facilite el pago de una vivienda digna de alquiler que no sean incompatibles con otras ayudas o empleos no estables y/o precarios.

11- Las alternativas a la crisis requiere soluciones diferentes: es necesaria la dinamización de las viviendas vacías, de modo que se favorezca su alquiler, con servicios de gestión que redunden en incentivos a los propietarios proporcionándoles medidas de garantías en el cobro de las rentas.

12- La vivienda habitual no puede seguir teniendo la misma consideración legal que el resto de tipologías de viviendas (segundas viviendas, vacacionales, profesionales, etc.)

13- Debe apoyarse e incentivarse la aplicación del Código de Buenas Prácticas, Real Decreto 6/2012, por parte de las entidades financieras que permita reducir o llegar a evitar el trauma que implica un lanzamiento para las personas que lo sufren.

14- Hay que trabajar hacia un modelo de ciudad sostenible e inclusiva:

  • Pacto entre Administraciones para la buena gobernanza.
  • Promover la ciudad eficiente, sostenible e inclusiva, recuperando las ciudades compactas, multifuncionales, dando prioridad al transporte público de calidad.

15- Es necesaria la corresponsabilidad de organizaciones sociales, instituciones, administraciones, en definitiva, la implicación activa de toda la ciudadanía con el fin de superar la actual situación de emergencia habitacional.